Las razones por las que las criptomonedas nunca podrán sustituir al oro físico

Las llamadas criptomonedas, representadas por el bitcoin, se han presentado como una alternativa a la inversión en oro, incluso más rentables y seguras que éste. Las más de 2.100 variedades de monedas digitales con las que se comercia en el mundo mueven alrededor de 150.000 millones de dólares, pero nunca se van a convertir en alternativas serias al oro físico.

Es la opinión de Frank Holmes, columnista de Business Insider Australia, quien explica en su artículo las razones por las que el oro es más fiable y seguro que el bitcoin y sus parientes digitales.

Según Holmes, la fiebre del mercado por las divisas digitales recuerda mucho a lo que sucedió a principios de siglo con la burbuja tecnológica, cuya explosión dejó algunos ganadores y muchos perdedores. “Aunque bitcoin y Ethereum se presenten como líderes ahora mismo, hay que recordar que hace apenas 20 años se afirmaba que AOL y Yahoo! iban a dominar Internet. ¡Cómo cambian los tiempos!”, señala.

Se trata de saber quiénes serán los Amazon y Google de las criptomonedas. Aunque menos conocida que bitcoin, Ethereum está respaldada por la Enterprise Ethereum Alliance (EEA), organización en la que están presentes grandes nombres como Credit Suisse, Intel, Microsoft y JPMorgan Chase, cuyo CEO, Jamie Dimon, arremetió hace algunas semanas contra las divisas digitales.

Tanto Ethereum como bitcoin se han presentado últimamente como la alternativa a la inversión en oro, hasta tal punto que muchos analistas se han planteado hasta dónde podría haber llegado el precio del oro si todo el flujo de dinero que llega a las criptomonedas se hubiera invertido en el mercado del oro.

En opinión de Holmes, tanto las criptomonedas como el oro comparten algunas características: ambos se consideran valores refugio, son descentralizados y se aceptan en todo el mundo, en cualquier momento del día. Además, su suministro es limitado y las transacciones son anónimas.

“Pero no creo ni por un segundo que las criptomonedas vayan a reemplazar al oro, por varias razones: primero, porque no dejan de ser monedas, mientras que el oro tiene otras muchas aplicaciones a lo largo de la Historia, desde la joyería a la odontología o la electrónica”, apunta el columnista.

Además, Frank Holmes, recuerda que, a diferencia de las criptomonedas, para el comercio del oro no se necesita energía eléctrica, lo que lo convierte en especialmente adecuado en situaciones como las que se han vivido en Puerto Rico tras el paso del huracán, que ha dejado al 95% del territorio sin electricidad. Ello ha provocado que, ahora mismo, Puerto Rico tenga una economía basada en las transacciones en efectivo.

Si posees joyas o monedas de oro, puedes cambiarlas por dinero, sin necesidad de electricidad o wifi”, asegura.

Por último, el oro sigue siendo uno de los activos más líquidos que existen y se negocia a diario en mercados de todo el mundo. “Cada día se negocian en Londres alrededor de 18.000 millones de dólares en oro físico, según la London Bullion Market Association. Y el mercado de las criptomonedas, aunque se haya expandido con mucha rapidez, todavía no ha llegado a esos niveles”, concluye Holmes.