El precio del oro puede alcanzar los 1.400 dólares en 2018, según Macquarie

A pesar de la importante caída del precio del oro desde que alcanzara su máximo anual el pasado mes de septiembre, el fondo global de inversión australiano Macquarie sigue apostando por la inversión en este metal y prevé que su precio alcanzará los 1.400 dólares la onza durante el próximo año 2018.

En su último informe sobre commodities, publicado el pasado 10 de octubre, los analistas de Macquarie creen que el precio del oro va a seguir subiendo, impulsado por las vacilaciones en la economía estadounidense y la creciente debilidad del dólar. La entidad, con sede en Sidney prevé que tanto el oro como la plata sean los activos con mayor revalorización durante los próximos 12 a 24 meses.

Aun así, los analistas del grupo admiten la existencia de algunos riesgos a corto plazo para el mercado del oro, aunque descartan la posibilidad de un hundimiento del precio del oro como el que se produjo durante la segunda mitad de 2016, a causa de la expectativa de nuevas subidas de tipos de interés en los Estados Unidos.

De hecho, creen que las nuevas subidas de tipos de interés que prepara la Reserva Federal estadounidense van a tener un menor impacto en el precio del oro que en otras ocasiones.

Además de una progresiva debilidad del dólar, desde Macquarie apuestan por que el creciente riesgo geopolítica siga apoyando la subida de precio del oro, por el llamado “efecto refugio”, que atrae a los inversores a este metal en tiempos de inestabilidad política o económica.

Respecto a la plata, la entidad australiana también ve un gran potencial en este mercado, a pesar de que reconoce que 2017 ha sido decepcionante por lo que al precio de este metal se refiere. “La plata es un híbrido entre metal precioso e industrial; mientras que su vertiente industrial está bien establecida, con una demanda global creciente, la vertiente de inversión, en especial por parte de los clientes particulares, sigue siendo un problema, ya que éstos se han retirado de la plata, quizá ante una mayor confianza en la economía estadounidense y la debilidad de la inflación. A pesar de ello, seguimos siendo optimistas”, señala el informe.

Aunque desde Macquarie son optimistas respecto al precio del oro y ven potencial para una subida de hasta 100 dólares la onza, creen que el mercado aún no está preparado para una subida por encima de los 1.400 dólares la onza.