Crece la demanda mundial de lingotes y monedas de oro en 2017

La demanda mundial de lingotes y monedas de oro de inversión se ha incrementado en el segundo trimestre de 2017 con respecto a las cifras del mismo periodo de 2016, aunque la demanda mundial de oro se ha reducido un 14% en la comparación interanual.

Son las conclusiones más destacadas del informe Gold Demand Trends correspondiente al segundo trimestre de 2017, publicado el pasado tres de agosto por el Consejo Mundial del Oro.

El informe revela que la demanda mundial de oro en el segundo trimestre de 2017 fue de 953,4 toneladas, un 10% menor que en el mismo periodo de 2016. Las cifras acumuladas del primer semestre del año se elevan a 2.003,8 toneladas, un 14% menos que la primera mitad del año pasado.

Una reducción de la que desde el Consejo Mundial del Oro culpan a los ETF, cuyas cifras se dispararon en el primer semestre de 2016 hasta niveles récord, lo que ha afectado comparativamente a los números de 2017: 167,9 toneladas, frente a las 977,7 toneladas del periodo enero-junio del año pasado.

Inversión

En el apartado de inversión, la mencionada caída de los ETF (-76% en el segundo trimestre sobre el mismo periodo de 2016) ha lastrado las cifras globales de este apartado, que se han reducido un 34% en la comparativa interanual.

Sin embargo, la demanda total de lingotes y monedas de oro creció un 13% en ese segundo trimestre de 2017 con respecto al mismo periodo del año anterior: 240,8 frente a 212,9 toneladas.

Sumando las cifras de los dos primeros trimestres del año, la demanda de lingotes y monedas de oro creció un 11% sobre los primeros seis meses de 2016 en los que, como apunta el informe, la demanda fue excepcionalmente baja.

A largo plazo, las 240,8 toneladas vendidas en el segundo trimestre de 2017 están por debajo de la media trimestral de los últimos tres y cinco años, que es de 306,1 y 263 toneladas, respectivamente.

China ha sido uno de los mercados más pujantes en el periodo, con un incremento en la demanda de lingotes y monedas de oro del 56% interanual, un total de 62,6 toneladas. Una cifra que, sin embargo, está por debajo de las que se registraron en el último trimestre de 2016 y primero de 2017, que estuvieron por encima de las 100 toneladas, debido a las restricciones impuestas por el Gobierno chino en el mercado inmobiliario.

En el caso de la India, la demanda creció un 26% respecto al segundo trimestre del año anterior, alcanzando las 40,7 toneladas. Se trata del tercer trimestre consecutivo de crecimiento del mercado del oro indio, que se recupera de la caída que sufrió a principios del año 2016.

En cuanto a Europa, la demanda ha mantenido las cifras del año pasado: 40,3 toneladas, frente a las 40,9 toneladas del segundo trimestre de 2016. Una demanda que creció, al igual que en China, en el último trimestre de 2016 y el primero de 2017, cuando los inversores aprovecharon la bajada de precios para incorporar un valor refugio como el oro a sus carteras, ante la perspectiva de las elecciones que se han celebrado en varios países europeos a lo largo de este 2017.

El informe del Consejo Mundial del Oro señala, no obstante, que la ansiedad de los inversores se ha relajado después de los tranquilizadores resultados electorales registrados en Francia y Holanda, y de las encuestas que dan el liderazgo a la CDU de Angela Merkel en la carrera electoral alemana.

En cambio, la demanda de lingotes y monedas de oro ha caído en los Estados Unidos: apenas 10,2 toneladas entre abril y junio de 2017, su nivel más bajo desde el tercer trimestre de 2013.

Bancos centrales

Las compras de oro netas por parte de los bancos centrales totalizaron 94,5 toneladas en el segundo trimestre del año, un 20% más que en el mismo periodo de 2016 pero por debajo de la media de los cinco últimos años, situada en 135,2 toneladas.

El incremento en las reservas de oro globales ha estado movido por las importantes operaciones llevadas a cabo por unos pocos países. El más destacado ha sido Rusia, que adquirió 35,7 toneladas de oro en el segundo trimestre, elevando el total adquirido en los seis primeros meses del año a 100,6 toneladas. El Banco Central de Rusia acumula 1.715,8 toneladas de oro a cierre del mes de julio, según los últimos datos del Consejo Mundial del Oro.

Por su parte, Turquía compró 21 toneladas de oro en el periodo, mientras que Kazajistán adquirió 11,3 toneladas en el segundo trimestre, extendiendo su actividad compradora de oro a 57 meses consecutivos. En este periodo, las reservas de oro del país han crecido desde las 167,5 a las 279 toneladas.

Respecto a las ventas, solo Alemania se desprendió de 3,8 toneladas de oro en el segundo trimestre del año, como parte de su programa de acuñación de monedas.

Suministro

Por lo que se refiere al suministro, la producción minera permaneció estancada con respecto a las cifras del segundo trimestre de 2016: 791,2 toneladas, frente a las 793,8 de un año antes. Se trata del peor segundo trimestre desde 2014, lo que confirma las previsiones del Consejo Mundial del Oro sobre un estancamiento de la producción. Desde este organismo apuntan a un pequeño crecimiento de la producción en 2017 y 2018, antes de que comience el declive en 2019.

La producción minera de China cayó un 8% en el periodo, mientras que la de Tanzania perdió un 20%, debido al enfrentamiento entre el Gobierno y la compañía minera Acacia Mining, responsable de la extracción de casi la mitad del oro en el país en 2016. Por su parte, Mongolia redujo sus cifras en un 30%.