El oro se estabiliza mientras se relaja la tensión geopolítica

El precio del oro registró su mínimo de la última semana este martes, 12 de septiembre, después de que se haya relajado la creciente tensión geopolítica que ha acompañado al movimiento al alza del precio en las últimas semanas. Una circunstancia que ha propiciado que los inversores se hayan interesado por activos de mayor riesgo.

Los mercados de capitales en Asia han registrado cifras máximas de la última década, mientras que el dólar ha recuperado algo de pujanza, signos ambos de que la tensión entre los inversores se ha aliviado.

En el escenario internacional, las amenazas de Corea del Norte se han relajado y las consecuencias del paso del huracán Irma por Florida van a ser menos graves de lo esperado.

En la London Bullion Market Association (LBMA), el precio del oro cerró este lunes, 11 de septiembre a 1.334,20 dólares la onza, después de haber alcanzado los 1.338,75 dólares a mitad de sesión.

Por su parte, el precio spot cayó un 0,1%, hasta los 1.325,11 dólares, después de haber rozado su mínimo desde el 1 de septiembre, en 1.322,85 dólares. En la sesión anterior, el oro se había dejado un 1,4%, la mayor caída intradía desde primeros del mes de julio.

En palabras de John Sharma, economista de National Australian Bank, a Reuters, la ausencia de nuevas pruebas de misiles por parte del Gobierno de Corea del Norte y las previsiones de que el impacto del huracán Irma va a ser menor de lo previsto ha llevado a recalibrar el sentimiento de riesgo que movía a los inversores hacia el oro.

En efecto, el pasado lunes, 11 de septiembre, se rebajó la categoría de Irma, uno de los más potentes huracanes jamás registrados en el Atlántico, a tormenta tropical.

Por su parte, Corea del Norte celebró el día de su fundación sin llevar a cabo más pruebas nucleares. El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprobó de forma unánime el endurecimiento de las sanciones a Corea del Norte (prohibiendo la exportación de textiles del país y limitando las importaciones de petróleo), tras el sexto y más importante ensayo nuclear llevado a cabo el pasado 3 de septiembre.

Según el experto de National Australian Bank, la demanda de oro va a continuar, aunque en menor medida que en los últimos días, debido a que sigue la incertidumbre en el terreno económico y geopolítico, lo que va a mantener el precio del oro por encima de los 1.300 dólares la onza durante algún tiempo.

Desde Reuters apuntan a que el precio spot del oro puede caer a los 1.317 dólares la onza, tras romper el nivel de resistencia en los 1.332 dólares.

En cuanto al resto de metales preciosos, la plata se dejó un 0,2% en la sesión, hasta los 17,77 dólares la onza, tras haber marcado su mínimo desde el 1 de septiembre.

También cayó un 0,2% el precio del platino, para situarse en 988,05 dólares la onza, mientras que el paladio ganaba un 0,7% y se situaba en 938,25 dólares la onza.