Rusia ha añadido 146 toneladas de oro a sus reservas desde noviembre

Con la adquisición de otras 13,6 toneladas de oro durante el pasado mes de agosto, el Banco Central de Rusia ha elevado el total de sus reservas en este metal a 1.729,4 toneladas, cifra que, aunque sigue situando al país en el séptimo puesto de la clasificación mundial, le acerca aún más a China, cuyas cifras “oficiales” permanecen un mes más sin variar.

La última lista de los países con mayores reservas de oro, publicada por el Consejo Mundial del Oro, con datos facilitados por el Fondo Monetario Internacional, presenta muy pocos cambios, menos que otros meses.

El más llamativo es, un mes más, la incorporación de 13,6 toneladas de oro a las reservas de Rusia, que eleva el total acumulado en las cámaras acorazadas del Banco Central de Rusia a 1.729,4 toneladas. La política de incremento de reservas por parte de Rusia se inició a mediados del pasado año 2016.

Gráfico reservas de oro bancos centrales a cierre de agosto de 2017 (Belén Trincado)

Gráfico reservas de oro bancos centrales a cierre de agosto de 2017 (Belén Trincado)

En un primer momento, los analistas atribuían la compra de oro por parte del banco ruso a un motivo coyuntural de seguridad, debido al incierto resultado de las elecciones presidenciales en los Estados Unidos. Sin embargo, después de la toma de posesión de Donald Trump, el programa de compra continuó con incorporaciones mensuales, lo que confirmó que se trataba de una tendencia estratégica.

Estas continuadas compras de oro (alrededor de 260 toneladas desde el pasado mes de noviembre) no le han servido para ganar puestos dentro de la clasificación mundial, que sigue encabezada por los Estados Unidos (8.133,5 Tm), Alemania (3.374,1 Tm), el Fondo Monetario Internacional (2.814 Tm), Italia (2.451,8 Tm) y Francia (2.435,9 Tm).

Sí le han permitido recortar las distancias que le separan de todos ellos y, en especial, de China, cuyas reservas “oficiales” se elevan a 1.842,6 toneladas. De momento, el hueco entre ambas se ha reducido desde casi 260 toneladas, en noviembre de 2016, a 113,2. De seguir el actual ritmo de compras por parte de Rusia, los analistas estiman que durante 2018 sobrepasarán a China en el sexto puesto de la clasificación mundial.

Hay que tener en cuenta, sin embargo, que existe un consenso entre los principales analistas mundiales sobre las reservas de oro de China: la cifra que reflejan las tablas del Consejo Mundial del Oro son las que comunican los respectivos bancos centrales de los países al Fondo Monetario Internacional. Unas cifras que no son auditadas y, simplemente, se publican. De ahí que se estime que, en realidad, China está ocultando el incremento de sus reservas, sin comunicar las nuevas cifras por los conductos oficiales para evitar influir en el precio del oro. Algunos analistas llegan a estimar la cuantía de las reservas chinas en unas 4.000 toneladas.

En concreto, el experto en metales preciosos Lawrie Williams, desde Sharps Pixley, cifra las reservas "reales" de China en más de 5.000 toneladas. Williams considera que su posición como principal productor mundial de oro y el hecho de que esté comprando oro "por debajo del mostrador" hacen plausible la hipótesis de que sus reservas son muy superiores a lo que se afirma. "China está convencida de que el oro va a desempeñar un papel muy importante en el futuro del comercio global. El país está creando un contrato de futuros de petróleo que permitirá el comercio de crudo independientemente de los petrodólares, por medio de pagos en Yuan que podrán convertirse en oro en los mercados de Shanghai y Hong Kong. Ello les permitirá eludir cualquier tipo de sanción por parte de los Estados Unidos y beneficiarse del comercio de las principales naciones productoras de petróleo, como Rusia, Irán o Venezuela", apunta Williams.

Solo compras

Las cifras publicadas por el Consejo Mundial del Oro el pasado viernes, 8 de septiembre revelan que, durante el pasado mes de agosto, ninguno de los 100 primeros países de la clasificación mundial por volumen de reservas en oro se desprendió de lingotes, y tan solo cinco realizaron operaciones de compra.

Además de la ya mencionada Rusia, la principal operación correspondió a Turquía, cuyo banco central incrementó su volumen de reservas en 26,8 toneladas, hasta un total de 482,9. Hay que precisar, sin embargo, que, como advierte el propio Consejo Mundial del Oro, las cifras de Turquía no siempre corresponden a compras de oro para sus reservas, ya que la ley turca prevé que los bancos comerciales del país transfieran oro al banco central en concepto de reservas de capital (“reserve requirements”).

Otro país que ha continuado incorporando oro a sus reservas durante los últimos meses, aunque en una proporción mucho menor que Rusia, es su vecina Kazajistán, que en el mes de agosto adquirió 1,9 toneladas de oro. En concreto, desde el pasado mes de noviembre, esta república ha aumentado sus reservas de oro en 29,3 toneladas, hasta un total de 280,9.

La misma cantidad, 1,9 toneladas, ha sido la adquirida por el Banco Central de la República Argentina, que ha situado el total de sus reservas a cierra de agosto de 2017 en 61,7 toneladas.

Por su parte, Mongolia ha realizado, proporcionalmente, una de las operaciones más importantes en cuanto a cuantía, ya que la incorporación de una tonelada de oro a sus reservas supone un incremento de un 50% a las mismas, desde 2,1 a 3,1 toneladas.