La Casa de la Moneda de París acuña un huevo de monedas de oro y plata

Un huevo de monedas o unas monedas en forma de huevo. Ésa es la última emisión lanzada por la Monnaie de Paris, la ceca francesa, dedicada a la gastronomía de ese país y realizada en colaboración en el prestigioso chef Guy Savoy.

La Casa de la Moneda de París explota así una relación estrecha que mantiene con el chef francés Guy Savoy desde que en 2015 el restaurante de éste ocupara el rediseñado edificio que fuera la histórica sede de la Monnaie de Paris.

Savoy es uno de los chefs más reputados de la cocina francesa: posee tres estrellas Michelin y ha sido maestro de chefs como el británico Gordon Ramsey. Su restaurante Guy Savoy ha sido elegido como mejor restaurante del mundo en 2017, según La Liste.

Ambos, Savoy y la Monnaie de Paris han colaborado en la creación de la nueva serie de monedas de colección llamada “French Excellence: Guy Savoy”. La serie se compone de cuatro monedas de oro y dos de plata, con unos diseños muy singulares. En todas ellas, el protagonista es el huevo de gallina, alimento que, para Guy Savoy, es “la segunda sal de la Tierra”.

Las de oro van desde la moneda de ¼ de onza a la de un kilo, pasando por las de una y cinco onzas. Y las de plata son de 22,2 gramos y de cinco onzas.

Moneda de oro de una onza acuñada por la Monnais de Paris en honor del chef Guy Savoy

Moneda de oro de una onza acuñada por la Monnais de Paris en honor del chef Guy Savoy

La moneda de una onza de oro tiene forma de huevo. Está acuñada en oro de 999 milésimas, calidad prueba. Su valor facial es de 200 euros y la serie está limitada a 500 unidades.

Su anverso presenta la figura de una gallina, realizada con elementos del universo culinario de Guy Savoy: la aleta de una raya forma el cuello; el cuerpo está formado por hojas de alcachofa, la textura de la trufa y escamas de pescado; y la cola está hecha de hojas de repollo. En el centro aparecen las siglas del emisor (RF) y el año de emisión (2017).

El reverso muestra los cuatro elementos usados en la cocina: el aire, el fuego, el agua y la tierra. En el centro aparece la yema del huevo y, a su alrededor, una leyenda con una cita del propio Guy Savoy: “La cocina es el arte de transformar instantáneamente en alegría productos cargados de historia”.

Aún más llamativas son las monedas de ¼ de onza, cinco onzas y un kilo de oro. La de ¼ de onza pesa 7,78 gramos, mide 22 milímetros de diámetro y está acuñada en oro de 999 milésimas, calidad prueba. Su valor facial es de 50 euros y su emisión está limitada a 1.000 piezas.

La de cinco onzas pesa 155,5 gramos, mide 50 milímetros de diámetro y también es de oro de 999 milésimas, calidad prueba. Su valor facial es de 500 euros y su emisión está limitada a 99 piezas.

La de un kilo de oro tiene un valor facial de 5.000 euros, mide 85 milímetros de diámetro y su emisión apenas consta de 11 piezas.

El diseño de las tres es redondo, con forma de olla, en cuyo centro se está cocinando un huevo. En las dos primeras, el huevo está esmaltado en blanco y amarillo. En la de un kilo, la moneda es de oro rosa, la clara de oro blanco y la yema de oro amarillo.

Alrededor del huevo figuran los cuatro elementos que salían en el reverso de la moneda de una onza: aire, agua, tierra y fuego.

El anverso muestra la huella de la mano derecha de Guy Savoy, cubierta con ilustraciones de muchos de los ingredientes que utiliza en sus platos. Completa la cara la cita de Savoy sobre la cocina y una ilustración con un juego de sartenes.

Estuche de la moneda de oro de un kilo acuñada por la Monnaie de Paris en honor del chef Guy Savoy

Estuche de la moneda de oro de un kilo acuñada por la Monnaie de Paris en honor del chef Guy Savoy

La de un kilo se presenta en un espectacular estuche realizado en fibra de carbono, del interior de cuya tapa, con forma de chimenea, sale una campana de cerámica que cubre la moneda.

En cuanto a las versiones en plata, la de cinco onzas comparte el diseño en forma de olla con un huevo cocinándose de las monedas de oro de ¼ de onza, cinco onzas y un kilo. Está acuñada en plata de 950 milésimas, calidad prueba. Su valor facial es de 50 euros. Pesa 163,8 gramos y mide 50 milímetros de diámetro. La emisión está limitada a 500 piezas.

La otra versión en plata tiene la misma forma de huevo que la moneda de una onza de oro. Tiene un valor facial de 10 euros, un peso de 22,20 gramos y está acuñada en plata de 900 milésimas, calidad prueba. Su emisión está limitada a 5.000 unidades.

Sin duda, se puede decir que la Monnaie de Paris ha hecho un huevo de monedas en esta emisión.