Home

Domingo, 22 octubre 2017

El futbolín más exclusivo del mundo, hecho de oro de 24 quilates y ¡cristal!

Muchos somos los que hemos soñado en alguna ocasión con tener un futbolín en nuestra casa, despacho u oficina, pero seamos sinceros, a no ser que trabajes en Google o tengas una mansión con sala de juegos, es un sueño difícil de conseguir, especialmente si a nuestra pareja le parece que es un armatoste, un capricho que rompe con la decoración, un trasto más para llenar el salón, un capricho infantil...

Tenemos la respuesta antes las críticas estéticas que hacen fracasar tu plan. El estudio italiano Adriano Design firma el diseño del futbolín más bello que hemos visto hasta el momento, está realizado por Teckell en cristal laminado, con jugadores en níquel oscuro y chapados en oro de 24 quilates.

Toda una belleza con la que podrás contestar a las dudas estéticas y sobre decoración que tendrán los detractores de instalar un futbolín en casa. Para lo que seguimos sin respuesta es a la duda de si es un caro capricho innecesario, puesto que no es excesivamente asequible: cuesta 20.740 euros.

En este futbolín, de edición limitada a 50 piezas y cuyo nombre es Cristallino, no ha quedado nada al azar: las piezas están ensambladas a mano, las patas también está pulida a mano, tiene barras absorbentes de impactos, refuerzos en sus uniones, un sistema de autolubricación de los cojinetes... El objetivo es que este diseño del estudio turinés liderado por Davide y Gabriele Adriano sirva verdaderamente para jugar. Por eso está realizado en cristal de hierro, a prueba de roturas, y tiene la posibilidad de ajustar su altura a la del dueño/jugadores.  

En total, Cristallino pesa 106 kilos, y tiene unas dimensiones -incluidas las varillas- de 140x92x74/174 centímetros. Además, este exclusivo futbolín tiene su número de serie grabado en una placa dorada colocada junto a la portería. 

Detalle del número de serie del futbollín Cristallino Gold

Detalle del número de serie del futbollín Cristallino Gold

La empresa Teckell, también italiana, está especializada en convertir mesas de juegos tradicionales en piezas de colección. Tras un concurso en el que 20 artesanos del país presentaron sus propuestas para convertir a los futbolines tradicionales en objetos de artes -en joyas-, fue el estudio Adriano Design el ganador.