Icono del sitio Oroinformación

Dos Rolls-Royce Phantom de oro para un hotel de lujo en Macao

Dos Rolls-Royce con incrustaciones de oro y diamantes, además de otros 28 vehículos del mismo modelo, conforman la que, probablemente, es la flota de automóviles más lujosa del mundo, y el mayor pedido recibido en su historia por la prestigiosa firma automovilística británica.

Los vehículos son propiedad del multimillonario chino Stephen Hung (en la imagen, durante la entrega de los vehículos), que los ha adquirido para su lujoso hotel “The 13”, en Macao. Los dos Rolls-Royce, modelo Phantom, están pintados en un llamativo color rojo, denominado por Rolls-Royce “Stephen Red”. La pintura está mezclada con partículas de oro de 24 quilates, tanto en el exterior como en el interior.

Según la firma de automóviles, el proceso de aplicación de la pintura ha sido “el más caro y meticuloso que la marca ha producido en su historia” (ver imagen). El Centro de Acabado de Superficies ubicado en el Centro Global de Excelencia de la fábrica de Rolls-Royce en Goodwood (Reino Unido) tuvo que instalar un nuevo equipamiento especializado para asegurarse de que no había la más mínima contaminación durante el proceso de pintado de los dos vehículos.

Este acabado dorado obligó a la marca a utilizar un 250% más de pintura que en otros Phantoms: se aplicaron un total de 10 capas, una de las cuales, de 40 micrones de grosor, estaba compuesta de oro mezclado con vidrio y aluminio“para proporcionar un brillo atractivo”.

Fueron necesarios hasta ocho ensayos de mezcla (ver imagen) para obtener el color perfecto, según afirmó el especialista en materiales de Rolls Royce Nick Geehan.

Además, el vehículo está rematado con la clásica figura del Espíritu del Éxtasis que corona la parrilla de los Rolls-Royce, realizada en oro de 24 quilates. La parrilla, en forma de panteón, también está recubierta de pintura dorada y la insignia de Rolls-Royce está compuesta de 97,1 gramos de oro de 18 quilates y chapada en oro de 24 quilates, para igualar el brillo de los detalles del interior. Y una placa esmaltada en vidrio incluye la firma de la doble R, rodeada por 336 diamantes con corte brillante.

El experto en pintura de Rolls-Royce Mark Court se encargó de pintar a mano una doble línea decorativa de oro, utilizando para ello un pincel muy fino, hecho de pelo de ardilla.

Los paraguas que Rolls-Royce incluye en el interior de las puertas del vehículo (para que sus pasajeros los tengan siempre a mano), incorporan un puño de oro y un ribete dorado para hacer juego con la decoración del hotel.

En cada vehículo se han colocado unas placas recubiertas en oro que recuerdan que el vehículo fue un encargo especial realizado por Rolls-Royce para Stephen Hung.

La cubierta interior del techo representa la constelación de Macao la noche en que se empezó a construir el hotel “The 13”. Para realizarla se ha bordado el tejido del techo con hilo de oro, y se ha incluido una placa de oro con la fecha y lugar del evento.

La tapicería ha sido realizada a mano por los artesanos de Rolls-Royce y está cubierta de paneles de cuero blanco y negro cordados a mano, con un efecto dorado para delimitar los asientos

Unos auténticos coches de oro. Evidentemente, su precio no ha trascendido. A estos niveles, hablar de dinero es poco menos que una grosería…

Salir de la versión móvil