Icono del sitio Oroinformación

El oro pasará de ser uno de los peores activos de 2021 a uno de los mejores de 2022

Subida del precio del oro

El año 2021 no fue especialmente bueno para el oro, que registró una de las escasas caídas de precio interanuales de la última década. De hecho, su caída del 3,6% entre enero y diciembre del año pasado fue la peor desde 2015. Sin embargo, las previsiones apuntan a que este año puede ser bastante mejor para el metal precioso, que pasaría de ser uno de los peores activos de inversión de 2021 a uno de los mejores de 2022.

Un reciente informe del banco estadounidense Wells Fargo sobre las perspectivas del oro para 2022 apunta un precio objetivo de 2.100 dólares la onza a finales de año, gracias a que los principales obstáculos con los que se ha enfrentado el metal precioso a lo largo del año pasado se están disipando.

Entre estos obstáculos, el analista de Wells Fargo Austin Pickle destaca el apetito por los activos de riesgo, especialmente las acciones estadounidenses, por parte de los inversores, la subida del dólar y la idea de que la inflación solo iba a ser transitoria.

“En 2021 el oro se enfrentó a una serie de importantes factores desfavorables, incluyendo un apetito de los inversores por el riesgo, con escasa volatilidad; el fortalecimiento del dólar; y el hecho de que los tipos de interés reales tocaran fondo. También se podría incluir la impresión de que la inflación solo iba a ser transitoria durante parte del año, la subida de los precios de las criptomonedas y el elevado optimismo de los inversores acerca de la recuperación económica”, señala Pickle.

El principal cambio que se producido este año es la idea de que los rendimientos de los activos de mayor riesgo van a estar muy limitados o incluso en peligro. La bolsa estadounidense ha caído durante el mes de enero y la sensación de los inversores es de cautela.

Según el analista de Wells Fargo, “los rendimientos de los activos de riesgo van a verse afectados este año por una mayor volatilidad, lo que podría provocar una huida de los inversores hacia el activo percibido como refugio: el oro. Una postura que se vería apoyada por el superciclo alcista que han iniciado las commodities”.

Además de eso, las perspectivas del dólar estadounidense sugieren que la presión que ha estado ejerciendo la divisa sobre el oro durante el año pasado se va a aliviar en 2022, por lo que dejará de ser un factor desfavorable para el metal precioso.

Todos estos cambios macroeconómicos van a animar la inversión en oro durante 2022. Desde Wells Fargo estiman que el oro se moverá entre los 2.000 y los 2.100 dólares la onza hacia finales de año: “los riesgos permanecen, incluyendo la posibilidad de que se produzcan subidas de los tipos de interés. Pero si el oro fuera capaz de romper la barrera técnica y psicológica de los 1.900 dólares la onza, podemos confiar en que 2022 va a ser un buen año para el metal precioso. Nuestro precio objetivo para final de año es de 2.000-2.100 dólares la onza.

Salir de la versión móvil