Icono del sitio Oroinformación

El paladio y el rodio se estabilizan tras la subida de precios provocada por la guerra

Símbolos químicos y números atómicos del rodio y el paladio

La invasión de Ucrania por parte de Rusia provocó, entre otros efectos, la subida de los precios del oro, la plata y los metales del grupo del platino. Respecto a estos últimos, el paladio registró el precio más alto de su historia, ante el temor a un desabastecimiento en el mercado internacional, ya que Rusia acapara la mayor parte de la producción. Sin embargo, la incertidumbre respecto a este suministro ha disminuido y, con ella, también los precios.

En su último informe Precious Metals Appraisal, la refinería alemana Heraeus destaca la subida del precio del paladio en cuanto se produjo la invasión de Ucrania por parte de Rusia. Una subida que llevó a este metal, fundamental para la industria del automóvil, a alcanzar su precio máximo histórico, los 3.440 dólares la onza, una semana después de que se iniciara el conflicto.

El resto de metales del grupo del platino también registró subidas de precio menos llamativas aunque también significativas.

Sin embargo, en los últimos días ha quedado claro que los temores a un desabastecimiento del mercado de paladio eran infundados, ya que las sanciones impuestas por los países occidentales a Rusia no han afectado a los metales del grupo del paladio, de los que este país es uno de los principales productores mundiales.

Rusia produce el 38% del suministro primario de paladio y el 10% de platino y de rodio. No es extraño que los precios de todo ellos se dispararan cuando se inició la invasión, ya que los compradores actuaron para asegurarse el suministro.

Como señala el informe, “ahora que se han aprobado sucesivas rondas de sanciones, los metales del grupo del platino siguen sin verse afectados directamente. Lo más probable es que el metal siga llegando al mercado y conforme remite la incertidumbre al respecto y se celebran las conversaciones de paz, los precios de estos metales están bajando.

Esto significa que la amenaza que la posible escasez de metales del grupo del platino suponía para la recuperación de la demanda de automóviles está desapareciendo, conforme se reducen las previsiones de producción y venta de vehículos ligeros.

La guerra ha acentuado los problemas de suministro de componentes para la industria europea del automóvil, lo que ha provocado que la producción se detenga en algunas plantas. Según los datos de Heraeus, esto ha impedido hasta ahora que se terminen de fabricar alrededor de 50.000 vehículos.

La producción de automóviles en Europa Occidental ha visto moderada su recuperación, aunque la demanda de metales del grupo del platino crecerá un 7% interanual en 2022, superando los 1,3 millones de onzas (40,4 Tm) de paladio y las 240.000 onzas (7,5 Tm) de rodio, después de que se resuelvan los problemas derivados de la escasez de semiconductores.

Teniendo en cuenta el impacto de la guerra en Ucrania, desde Heraeus creen que ambos mercados van a disfrutar de pequeños superávit de suministro este año. Sin embargo, la escasez de chips podría continuar, dado que el 50% del suministro global de neón, usado para su fabricación, procede de empresas ucranianas que ahora mismo no están operativas, y sigue habiendo cierres relacionados con el covid-19 en centros de distribución de China.

Todo ello podría reducir la demanda de paladio y rodio por parte del sector del automóvil, lo que provocaría un descenso de los precios.

En estos momentos, el precio spot del paladio es de 2.566 dólares la onza, mientras que el rodio cotiza a 18.750 dólares.

Salir de la versión móvil