Icono del sitio Oroinformación

El sector minero advierte de que una bajada del oro a 1.500 dólares pondría en riesgo su futuro

Mark Bristow, CEO de Barrick Gold

Mientras los analistas manejan distintas predicciones, al alza y a la baja, sobre lo que ocurrirá con el precio del oro en 2023, desde el sector minero lanzan un mensaje de tranquilidad y señalan que, si se cumplieran las previsiones más catastrofistas, el futuro del sector estaría en riesgo.

Si hay un ejecutivo del sector minero del oro que acostumbre a hablar con claridad meridiana, ése es Mark Bristow, presidente y CEO de la compañía canadiense Barrick Gold, la segunda del mundo por volumen de producción.

Según informa el diario británico Financial Times, Bristow ha restado importancia a los temores de un desplome de los precios el próximo año, afirmando que la industria quedaría “fuera del negocio” si el metal precioso cae tanto como esperan algunos analistas.

El CEO de Barrick Gold señaló que si el precio bajara hasta los 1.500 dólares la onza en 2023 mientras los tipos de interés siguen subiendo, causaría estragos en un sector que ha estado luchando contra el aumento de los costes.

Pero el veterano ejecutivo del oro predijo que los precios no bajarían de los 1.600 dólares debido al apoyo de los inversores minoristas y de los bancos centrales de los mercados emergentes que buscan alejarse del dólar.

“El precio del oro está naturalmente bajo presión en momentos como éste. Creo que 1.600 dólares es un buen suelo. A 1.500 dólares dejas fuera de juego a la industria minera”, afirmó.

El coste de mantenimiento de Barrick, una medida crucial para el sector, ha subido 235 dólares en el último año, hasta los 1.269 dólares la onza. Sus beneficios netos en el tercer trimestre cayeron un 30%, hasta 241 millones de dólares, en comparación con el mismo periodo del año anterior.

Los costes medios de la industria, que incluyen los gastos de capital de los proyectos, los impuestos, los intereses y los cánones, han aumentado un 6% interanual, hasta los 1.693 dólares la onza, lo que pone de manifiesto la reducción de los márgenes, según la consultora Metals Focus.

El precio spot a la hora de escribir este artículo era de 1.776 dólares la onza, un 15% menos que su máximo histórico de marzo y un 8% más que su punto más bajo de finales de septiembre. El descenso generalizado se debió al aumento de los rendimientos de la deuda pública a medida que los bancos centrales suben los tipos para combatir la inflación, así como a la fortaleza del dólar.

Los analistas de materias primas de Macquarie Group han pronosticado que el oro alcanzará un mínimo de 1.500 dólares la onza en el segundo trimestre del próximo año y que solo empezará a subir cuando el mercado crea que la Reserva Federal estadounidense ha dejado de subir los tipos de interés.

Salir de la versión móvil