Icono del sitio Oroinformación

Hawái estudia un proyecto de ley para eliminar impuestos sobre lingotes y monedas de oro

Los representantes en el estado de Hawai, Estados Unidos, creen que gravar con impuestos el auténtico dinero está mal y esperan hacer algo al respecto. De ahí que dos miembros de la Cámara de Representantes hawaiano hayan presentado un Proyecto de Ley para eliminar el impuesto al consumo general sobre las compras de monedas de oro y plata y lingotes en el Estado número 50 de Estados Unidos. 

El Senado de Hawái (cuyo edificio aparece en la imagen de portada) es la Cámara Alta de la Legislatura Estatal del Estado de Hawai, Estados Unidos, compuesto por 25 miembros de distritos electorales uninominales. Dos de esos senadores, Val Okimoto y Dale Kobayashi, han presentado un Proyecto de Ley 1184 de la Cámara de Representantes  que elimina el impuesto al consumo general sobre las compras de monedas de oro y plata y lingotes en Hawái.

Según la ley actual, se desalienta a los ciudadanos de Hawái de asegurar sus ahorros contra la devaluación del dólar porque se les penaliza con impuestos por hacerlo. La aprobación de esta medida eliminaría los desincentivos para tener oro y plata para este propósito.

Según lo senadores hawaianos la HB 1184 es importante por varias razones.

Cobrar impuestos sobre los metales preciosos es inapropiado.  Los metales preciosos se mantienen inherentemente para la reventa, lo que hace que la aplicación de impuestos sobre la compra de metales preciosos sea inapropiada.

Los estudios han demostrado que gravar los metales preciosos es una forma ineficaz de recaudación de ingresos. Los resultados de un estudio que involucró a varios Estados, como el de Michigan o el de Carolina del Sur, muestran que cualquier producto de impuestos que un estado recaude sobre los metales preciosos probablemente sea superado por los ingresos estatales  perdidos  por convenciones, negocios y actividad económica que son expulsados ​​del estado.

Gravar el oro y la plata perjudica a las empresas del estado. Es un mercado competitivo, por lo que los compradores llevarán su negocio a Internet, lo que socavará los empleos en Hawái. La recaudación de impuestos sobre los metales preciosos perjudica a las empresas del estado.

En total, por ahora, 39 estados han reducido o eliminado los impuestos sobre la compra de metales monetarios en Estados Unidos.

Gravar los metales preciosos es injusto para ciertos ahorradores e inversores. El oro y la plata se mantienen como formas de ahorro e inversión. Hawaii no grava la compra de acciones, bonos, ETF, divisas y otros instrumentos financieros.

Gravar los metales preciosos es perjudicial para los ciudadanos que intentan proteger sus activos. Los compradores de metales preciosos no son grandes inversores. La mayoría de los que compran metales preciosos lo hacen en pequeños incrementos como una forma de ahorrar dinero.  Están comprando metales preciosos como una forma de preservar su riqueza contra los daños de la inflación. La inflación daña a los más pobres entre nosotros, incluidos los jubilados, los hawaianos con ingresos fijos, los asalariados, los ahorradores y más.

Esta medida es una de las muchas facturas monetarias sólidas que se están introduciendo en todo el país este año. Idaho y Wyoming planean considerar una medida para empoderar al tesorero del estado para que tenga oro y plata físicos en sus arcas. También se están introduciendo o se han introducido proyectos de ley para eliminar los impuestos sobre el dinero constitucional sólido en Alabama, Mississippi, Iowa, Carolina del Sur, o Tennessee entre otros.

Con el respaldo de la Sound Money Defense League, estas medidas protegen a los ciudadanos hawaianos al eliminar las barreras para aislar su riqueza con el único dinero que se ha demostrado que protege contra la devaluación en curso del billete de la Reserva Federal.

Salir de la versión móvil