Icono del sitio Oroinformación

La desaceleración de la economía mundial pondrá en valor al oro como activo refugio

Recurso oro como activo refugio

La ralentización del crecimiento de la economía global a lo largo de este año 2019 va a propiciar un movimiento de reasignación de inversiones que va a beneficiar a los metales preciosos, ya que los inversores van a optar por activos más seguros como el oro y la plata.

Así se desprende del reciente informe publicado por la consultora de investigación económica británica Capital Economics, en el que señalan que los traders van a optar por inversiones más seguras como el oro y la plata, en un contexto de ralentización de la economía global, que consideran que se va a extender durante los próximos dos años.

Según indican en el Commodities Outlook del primer trimestre del año, “a nivel global, estimamos que el crecimiento del PIB mundial se va a ralentizar este año desde el 3,6 al 3% y en 2020, a un 2,8%, que es el mínimo de los últimos diez años”.

Desde la consultora son muy optimistas en cuanto a la evolución del precio del oro y la plata y han revisado sus previsiones para finales de 2019 hasta los 1.350 dólares la onza, en el caso del oro, y 17,50 dólares para la plata, gracias al incremento del interés de los inversores por ambos activos refugio.

Como reflejo de la desaceleración de la economía global, los mercados de capitales también van a sufrir correcciones a lo largo de este año 2019. Desde Capital Economics estiman que el índice S&P de la bolsa estadounidense caerá hasta los 2.300 puntos a finales de 2019.

Esta caída también va a apoyar la subida del oro, cuyas cualidades como activo refugio resultan de especial interés para los inversores en estas circunstancias económicas, por lo que es previsible que opten por retirar fondos de las inversiones con mayor riesgo para tomar posiciones en metales preciosos.

Por otro lado, la reducción de los rendimientos de los bonos del tesoro (otro rival tradicional del oro de inversión), junto al incremento de las compras de oro para sus reservas por parte de los bancos centrales, son otros factores que van a actuar también a favor de los metales preciosos de inversión.

Respecto a los bancos centrales, desde Capital Economics estiman que las compras netas del sector oficial durante este año 2019 rondarán las 500 toneladas, una importante subida con respecto a las 373 toneladas que compraron en 2017.

Para 2020, en cambio, las previsiones de Capital Economics apuntan a un estancamiento del precio del oro en torno a los 1.350 dólares la onza, debido a la recuperación de los mercados de capitales y a un enfriamiento del efecto refugio que está atrayendo a los inversores durante 2019.

Por lo que se refiere a la política monetaria, desde la consultora creen que se va a mantener una tendencia más bien prudente: en su opinión, la Reserva Federal estadounidense va a elevar los tipos tan solo en una ocasión a lo largo de este año, mientras que en 2020 empezarán los recortes.

Por su parte, el Banco Central Europeo y el Banco de Japón van a olvidarse de la política monetaria restrictiva durante 2019 y 2020, en opinión de los analistas de Capital Economics.

Salir de la versión móvil