Icono del sitio Oroinformación

Las reservas en oro y divisas extranjeras de Rusia, a punto de alcanzar el medio billón de dólares

Lingote de oro de las reservas del Banco Central de la Federación Rusa

El Banco Central de la Federación Rusa espera que sus reservas en oro y divisas extranjeras alcancen muy pronto un valor de 500.000 millones de dólares, gracias a su política de acumulación de estos recursos para mayor seguridad económica del país.

La directora del Banco Central de la Federación Rusa, Elvira Nabiullina, ha confirmado que las reservas en oro y divisas extranjeras que acumula este organismo están a punto de alcanzar un valor de 500.000 millones de dólares, una cifra que seguirá creciendo, debido a la política de acumulación de recursos que tiene el país.

Según el canal ruso de televisión RT, Nabiullina declaró que “la cifra de 500.000 millones de dólares no es el objetivo último, sino una marca intermedia que deben alcanzar las reservas para proporcionar un margen de seguridad adecuado a la economía del país”.

Este volumen de reservas en oro y divisas extranjeras con que cuenta Rusia es suficiente, a juicio de la directora del banco central, como para evitar el impacto en la economía de país de episodios como la crisis económica y financiera que comenzó en 2008.

Según Nabiullina, este nivel está a punto de alcanzarse y está previsto que se supere en el futuro cercano, ya que el regulador va a seguir acumulando reservas como parte de su estrategia presupuestaria.

A principios del mes de mayo, el valor en dólares de las reservas del banco central ruso se elevaba a cerca de 492.000 millones, frente a los 487.800 millones de finales del mes de marzo.

Las reservas internacionales de los estados comprenden los activos extranjeros con alta liquidez, que incluyen el oro monetario, divisas de otros países y los llamados Derechos Especiales de Giro, activos todos ellos a disposición del Banco Central de la Federación Rusa y del Gobierno del país.

Rusia lleva varios años incrementando el volumen de sus reservas internacionales, para proteger su economía frente a posibles crisis externas e internas, como los cambios súbitos en el precio del petróleo (una de las principales exportaciones del país), fluctuaciones del tipo de cambio o sanciones económicas.

Además, como parte de su estrategia económica, el banco central ruso optó por diversificar sus reservas, disminuyendo la proporción de dólares estadounidenses y acumulando oro, para reducir la dependencia de su economía frente al billete verde.

Según las últimas estadísticas publicadas por el Consejo Mundial del Oro a principios del mes de mayo, Rusia contaba con un total de 2.168,3 toneladas de oro, que representaban el 18,5% del total de sus reservas en divisas.

Salir de la versión móvil