Icono del sitio Oroinformación

Las sanciones a Rusia convierten a Australia en el segundo mayor exportador de oro

Pepitas de oro encontradas en Tarnagulla (Australia)

A la espera de confirmar los datos definitivos de producción de oro en 2021, todo apunta a que Australia puede desbancar a Rusia como el segundo mayor productor de metal precioso. Incluso, en algunos momentos del año pasado se llegó a especular con la posibilidad de que se convirtiera en el número uno de la producción global de oro, superando a China. Lo que es seguro es que, teniendo en cuenta las sanciones internacionales a las que está sometida Rusia, Australia se va a convertir en el segundo mayor exportador mundial del metal.

Según la consultora especializada en minería Surbiton Associates, con sede en Melbourne, Australia podría convertirse en el segundo mayor productor mundial de oro, por detrás de China y por delante de Rusia.

Desde la consultora apuntan que, durante algunos periodos del año pasado, el país superó la producción de China, el mayor productor mundial de oro desde hace más de una década y se especuló con la posibilidad de que pudiera haber un relevo al frente de la clasificación.

Todo dependerá de las cifras que ofrezca la consultora británica Metals Focus en su informe relativo a 2021, de próxima publicación. En el informe de 2020, Rusia superaba a Australia por un margen muy estrecho y en el de 2021 podría suceder lo mismo.

Según los datos que han publicado desde Surbiton, la producción de oro de Australia se elevó a 10,1 millones de onzas (315 Tm) en 2021, una cifra inferior a los altos niveles que se registraron en 2019 y 2020.

Durante el primer semestre del año pasado, la producción de oro de Australia superó a la de China, aunque durante la segunda no se mantuvo el ritmo de crecimiento, por lo que el país ocupará el segundo puesto en 2021.

En palabras de la directora de Surbiton, Sandra Close, “la producción de oro de Australia descendió en 12 toneladas el año pasado con respecto a 2020, lo que supone un 4% menos. Diversos factores han contribuido a esta caída, aunque la mayoría de ellos están relacionados con la pandemia.

Según Close, “aunque los productores de oro han seguido operando extraordinariamente bien bajo las actuales circunstancias, las restricciones derivadas de la pandemia han tenido un impacto cada vez mayor. La falta de personal y el estrés laboral se han dejado sentir y han afectado de forma negativa a la producción durante 2021”.

Además, las mineras australianas se han enfrentado también a diversos problemas logísticos durante el año pasado, lo que también ha afectado al volumen de producción: “debido a la falta de conductores de camiones volquete se ha reducido el suministro de mineral de mayor concentración en algunas plantas de procesado, lo que ha obligado a centrarse en la recuperación del metal procedente del material con menor grado de concentración”, señaló la responsable de la consultora australiana.

Respecto al futuro de la industria, Close señaló que “a pesar de los problemas ocasionados por el covid, la actividad de exploración de oro, litio, tierras raras y metales de base continúa a buen ritmo. La actividad de la industria minera y de recursos naturales es la mayor que he visto en años. La Bolsa de Australia registra un goteo continuo de anuncios, incluyendo nuevos descubrimientos, resultados de perforaciones, ampliaciones de capital y ofertas públicas”.

Al margen de los datos definitivos de producción de oro en Australia y Rusia, lo que es cierto es que la primera va a relevar a la segunda como segunda mayor exportadora de oro, ya que las sanciones impuestas por la comunidad internacional a las empresas y al Gobierno ruso va a limitar su capacidad de maniobra para vender su oro en el exterior.

De hecho, la devaluación del rublo ruso y el aumento de la inflación en el país ya está provocando un aumento de la demanda de oro por parte de los ciudadanos rusos, por lo que la práctica totalidad de la producción del país se va a dedicar a satisfacer la demanda interna.

Salir de la versión móvil