Icono del sitio Oroinformación

Los tribunales suizos avalan el derecho de las refinerías a no desvelar el origen de su oro

Lingote de oro de la refinería suiza Valcambi

Las refinerías de oro de Suiza no estarán obligadas a revelar la procedencia del metal precioso que refinen, según una reciente sentencia de un tribunal administrativo helvético, que ha estimado el recurso presentado por las cuatro refinerías más importantes del país contra la decisión que les obligaba a ello. El asunto queda ahora pendiente de lo que decida la Corte Suprema Federal.

Según el portal de noticias SwissInfo, las cuatro mayores refinerías de oro situadas en territorio helvético no estarán obligadas a revelar las fuentes de procedencia del metal precioso que refinan, según la resolución dictada por un tribunal administrativo federal.

La decisión, que ha levantado la polémica y que ha sido interpretada como el respaldo a un secretismo pasado de moda, pone fin a un procedimiento llevado por un tribunal administrativo federal, que fue iniciado por la ONG alemana Asociación Para los Pueblos Amenazados.

Esta organización reivindica una mayor transparencia respecto a los orígenes del oro que procesan las refinerías y solicitó a la Administración Federal de Aduanas de Suiza (actualmente Oficina Federal de Aduanas y Seguridad Fronteriza) que revelara la procedencia del oro que habían procesado las refinerías suizas entre los años 2014 y 2017.

Durante el procedimiento de arbitraje que se llevó a cabo, la Adminstración se mostró a favor de la publicación de los nombres de los proveedores de oro, pero las refinerías afectadas apelaron la decisión y el tribunal administrativo federal les dio la razón.

El objetivo de la ONG era descubrir si parte del oro que llegaba a las refinerías suizas procedía de explotaciones en las que se dieran condiciones de trabajo inhumanas.

La decisión ahora está en manos de la Corte Suprema Federal, que deberá decidir si respalda la decisión del tribunal administrativo o la modifica.

Desde SwissInfo recuerdan algunos precedentes que pueden adelantar por dónde va a ir esta decisión, como cuando el Parlamento suizo estaba revisando la nueva ley contra el blanqueo de capitales y decidió rechazar la obligación de que las refinerías revelaran el origen del oro, optando en su lugar por la autorregulación.

La cuestión tiene mucha relevancia a escala mundial, ya que las refinerías suizas procesan alrededor de las dos terceras partes del oro que se produce a escala global, y la procedencia del mismo no siempre está clara.

Por parte de las refinerías, se han adoptado diversas medidas para impedir que entre sus proveedores se incluyan explotaciones de métodos o propiedad dudosos. Así, la refinería del cantón de Neuchatel Metalor Technologies ha desarrollado un ‘pasaporte geoforense’, en colaboración con la Universidad de Lausana. Este método, considerado como revolucionario por los expertos, permite confirmar el origen del oro recibido por las refinerías, comparando su ‘ADN’ con el del metal extraído en cada una de las minas mundiales.

Por su parte, el Banco Cantonal de Zúrich y el Banco Raiffeisen confían también en el oro certificado, mientras que la compañía Assarée centra su proceso de certificación en las numerosas explotaciones a pequeña escala que dominan la extracción de oro.

Salir de la versión móvil