Icono del sitio Oroinformación

Un “Royal” de 1713, de la “Flota de la Plata”, a subasta por Sedwick desde 300.000 dólares

La casa de subastas Daniel Frank Sedwick, de Florida, Estados Unidos, subastará el 17 de noviembre una de las piezas más atractivas de la numismática española e internacional: un “Royal” de 8 escudos, acuñado a nombre de Felipe V, en 1713, Casa de la Moneda de México y marca de ensayador “J”, con salida a puja en 200.000 dólares y una estimación de remate entre 300.000 y 600.000 dólares. Se trata de una onza de oro rescatada de un barco de la “Flota de la Plata” hundido frente a las costas de Florida en 1715.

El 17 de noviembre tendrá lugar en Winter Park, Florida, Estados Unidos la subasta numismática número 28 de la firma Daniel Frank Sedwick LLC. Entre los numerosos lotes que saldrán a puja destaca una onza de oro de 8 escudos, “Royal”, moneda acuñada en la Casa de Moneda de México, en 1713, a nombre del rey Felipe V, cuando era el virreinato de Nueva España.

Con procedencia documentada del famoso naufragio “Plate Fleet” (Flota de la Plata), ocurrido en 1715, el precio de salida de la moneda de oro será de 200.000 dólares, con un estimado valorado entre 300.000 y 600.000 dólares.

La moneda se recuperó en 1998 de una flota de tesoros española hundida. La moneda, la segunda conocida del año 1713, está clasificada por Numismatic Guaranty Corp. como “Mint State 66” y es el único ejemplar de su fecha extraída de un pecio.

Esta moneda es el pináculo de la numismática española y sus monedas acuñadas en los antiguos virreinatos del Nuevo Mundo”, dijo Daniel Sedwick, presidente y fundador de la empresa. “Como “Royal” de 8 escudos, es una moneda tan grande, hermosa y perfecta como para ser considerada entre las monedas de oro más deseables del mundo, tanto entonces como ahora. Representa lo mejor en habilidades de acuñación en ese momento. Además, cuando considera el descubrimiento documentado de este espécimen en uno de los lugares de naufragios más famosos de la historia, se da cuenta de lo verdaderamente especial y rara que es esta moneda. Hemos vendido cientos de macuquinas de oro de la Flota de 1715, pero esta es la primera vez en 14 años de subastas que ofrecemos un “Royal” de 8 escudos ”.

La pieza de presentación especial fue acuñada en 1713 en la Casa de la Moneda de la Ciudad de México y lleva la marca OXM Mint a la izquierda del escudo. Debajo de la marca de la Casa de la Moneda, la “J” inicial significa la marca del ensayador José de León, el funcionario de la Casa de la Moneda responsable de toda la producción de monedas. La marca del ensayador se agregó para que si alguna moneda se hiciera de calidad sospechosa, el monarca pudiera castigar al que engañó a la corona.

El escudo real y la corona en el centro representan del anverso la autoridad del rey Felipe V sobre España y sus territorios. A la derecha del escudo hay un “VIII” vertical que representa la denominación de 8 escudos. La leyenda dice “PHILIPPVS V DEI G 1713” con floretes en los espacios entre las palabras. El “DEI G” significa “Dei Gratia”, «por la gracia de Dios».

En el reverso, una cruz enmarcada está en el centro con estilizadas flores de lis en los cuadrantes. La leyenda allí es “HISPANIARVM ET INDIARVM REX” (“Rey de España e Indias”) con floretes en los espacios entre las palabras y una cruz más pequeña en la parte superior.

Lo que distingue a un “Royal”, también conocido por el término español “Galana”, de las acuñaciones habituales de las macuquinas es su detallado y cuidadoso golpeo en una plancha redonda especialmente preparada de grosor y peso uniformes.

La moneda macuquina regular se produjo rápidamente en cantidad amartillando planchetas de forma irregular. A menudo, partes enteras del diseño se golpearon débilmente o faltaron por completo. Este no es el caso de las acuñadas con tipología “Royal”.

De principio a fin, la producción de un Royal fue un proceso cuidadoso y reflexivo. Los troqueles se prepararon especialmente, con elementos de diseño perforados con precisión para maximizar los detalles.

La plancha de oro utilizada era de peso completo y tenía una forma redonda y uniforme para adaptarse a todo el diseño. Finalmente, un trabajador de la ceca golpeaba la plancha con el martillo, ejerciendo una presión fuerte y uniforme, una tarea muy difícil.

Posteriormente, un “Royal” de oro se manipularía por separado y no se transportaría en grandes sacos o toneles con monedas regulares. De forma intencionada, se acuñaron muy pocas macuquinas “Royales” de 8 escudos, debido al tiempo y los recursos necesarios para fabricarlas.

Después de ser acuñado en la ceca de México, este Royal de 8 escudos partió del Nuevo Mundo a bordo de un galeón español en la Flota de Plata de 1715. Su destino era la España continental, donde habría sido entregado o adjudicado a un importante funcionario español, un miembro de la familia real, o el propio rey de España pudo haber sido el destinatario previsto.

Además de varios otros “Royal” (la Flota de 1715 es la fuente principal los Royal o Galanas de oro de 8 escudos), los barcos llevaban una gran cantidad de tesoros: monedas de plata y oro de las casas de diferentes casas de moneda, joyería fina y objetos religiosos, piedras preciosas, especias, y preciados objetos chinos de Kangxi, cuarto emperador de la dinastía Qing, de la ruta comercial de Manila

La flota combinó dos grupos de barcos según procedencia, la Flota Tierra Firme, de Cartagena, cargada con tesoros peruanos y colombianos, y la Flota Nueva España, de México, con monedas, gemas y porcelana. Estaba compuesta por 11 buques españoles. El 24 de julio de 1715 partieron de La Habana, Cuba, con rumbo norte-noreste para navegar a lo largo de la costa este de Florida antes de cruzar el Atlántico y seguir rumbo a España.

Habiendo salido inicialmente en buenas condiciones de navegación, la flota pronto se encontró con un clima violento y, el 30 de julio, entró en el camino de un huracán. En las primeras horas del 31 de julio, cerca de la costa de Florida, entre lo que ahora es Cabo Cañaveral y Fort Pierce, los 11 barcos españoles fueron arrojados a los bancos de arena por las olas y destruidos.

Cerca de 1.500 marineros y oficiales murieron. El cargamento del tesoro se esparció por el fondo del océano cuando los navíos se partieron. Los supervivientes que llegaron a tierra se extendieron en muchos kilómetros a lo largo de la costa. Los supervivientes, encabezados por el almirante Don Francisco Salmón, instalaron un campamento y enviaron un pequeño grupo a Cuba para dar noticias de la tragedia y lanzar una misión de rescate.

Las autoridades españolas en Cuba enviaron varios barcos para abastecer a los náufragos y comenzar a rescatar el tesoro hundido.

Durante meses, los españoles trabajaron en las aguas de la costa, recuperando millones de monedas y una buena cantidad de otros artefactos. Los piratas que se enteraron de la destrucción de la Flota acosaron a los salvadores españoles y se llevaron parte del tesoro.

En 1718, los españoles consideraron que su operación de salvamento fue un éxito y abandonaron el área. Aun así, quedaron cantidades significativas de tesoros cerca de la costa de Florida, enterrados en la arena y atrapados debajo de los pecios. Durante casi 250 años, las monedas y los artefactos permanecerían perdidos, entre ellos esta moneda “Royal” de 8 escudos de 1713.

En la década de 1960, los avances en la tecnología de buceo y la detección de metales permitieron a los buscadores la oportunidad de encontrar monedas españolas de la Flota de la Plata a lo largo de las playas de Florida entre Melbourne y Stuart, un área ahora llamada Treasure Coast.

Este “Royal” 8 escudos de 1713 que ahora se ofrece en la subasta de Sdewick fue recuperado el 16 de agosto de 1998 por el buzo Clyde Kuntz que operaba desde el barco de rescate “Bookmaker” capitaneado por Greg Bounds, estaba buceando en el lugar del naufragio, en Corrigan, al norte de Vero Beach. El lugar, entonces alquilado por la empresa Mel Fisher, lleva el nombre de Hugh Corrigan, que era dueño de una casa en la playa.

Después del hallazgo, este Royal de 1713 fue documentado y etiquetado de acuerdo con las leyes de búsqueda de tesoros del estado de Florida.

El estado, utilizando un sistema basado en puntos, recibe el 20 por ciento de los hallazgos de cada año y la primera opción entre los artículos recuperados. Tras la división, esta moneda se devolvió a los salvadores para su venta privada. Pasó muchos años fuera del mercado, residiendo en el gabinete numismático del coleccionista Isaac Rudman.

Según Connor Falk, de la firma Daniel Frank Sedwick, “No podemos revelar la identidad del cedente de esta moneda. En un momento fue propiedad de Isaac Rudman, pero eso es todo lo que se puede decir«.

La moneda es «lo más cercano a la perfección que la moneda española en América podría alcanzar«, según la casa de subastas.

Salir de la versión móvil